El clítoris: instrucciones de uso

junio 16, 2007

En esta primera sesión hablaremos de los mejores amigos de una lesbiana: su clítoris y el de todas las demás. Hay quien los llama ‘botoncito de placer’, pero decidme: ¿son realmente un botón? La respuesta correcta es ¡¡NO!!

Hay que saber tratar a un clítoris como se merece. La ventaja que tenemos es que nosotras también venimos equipadas con uno, así que os invito a que nos autoexploremos todas juntas para ver qué podemos hacer con él.

Para ello os traigo un sencillo ejercicio. Poneos cómodas y seguid conmigo estos cómodos pasos (si lo creéis necesario, podéis imprimirlos):

  1. Apaga o aparta cualquier elemento que pueda distraer tu atención, como el televisor, el tetris o el tomo 6 del Diccionario Enciclopédico.
  2. Utiliza dos dedos de tu mano izquierda para separar las prominencias y todo lo que se interponga entre tú y tu clítoris. Si interponen muchas cosas, es que tienes un problema o estás haciendo algo mal.
  3. Con el dedo medio de la mano derecha, ejerce una presión moderada e inicia un suave movimiento centrípeto circular de derecha a izquierda, que luego vayas combinando con movimientos centrífugos, intermitentes, ascendentes y diagonales si procede. Sobre todo, deja que fluya tu imaginación.
  4. Ve añadiendo dedos progresivamente en un crecimiento exponencial (siempre con potencias de base dos), hasta que se te acaben. Usa la calculadora si es necesario.
  5. Aumenta y disminuye la presión en intervalos irregulares. A las que sepan morse, les recomiendo encarecidamente deletrear la palabra “cilantro” tres veces seguidas. Hace milagros.
  6. Repite los pasos 3, 4 y 5 cuanto creas conveniente hasta lograr el efecto deseado, o bien hasta que empieces a ver estas letras borrosas.
  7. ¿Ya? ¡Enhorabuena! Tu clítoris ha dejado de ser un misterio para ti.

Me despido no sin antes apuntar que en todos nuestros ejercicios recomendamos higiene y moderación. Ahora os invito a compartir vuestras dudas y sugerencias con todas nosotras.

Sheryl B.

Anuncios